"HAZ DE TU EXISTENCIA UNA OBRA DE ARTE"

Celebra tu existencia



                                                              

"Celebra tu existencia" decía William Blake.  Celebra quien eres. Celebra que cada día es único y que tú estás presente para vivirlo.
Que todas tus fechas y números sean importantes porque en todos estarás en tu mejor momento, en el único que tienes. Disfrútalo, en el mismo instante que lo tienes ya se está marchando.

Celebra la alegría, la dulzura de la vida. Celebra también las cicatrices que son el recuerdo de batallas, ganadas o perdidas, pero superadas con valentía. No te dé miedo romperte; aunque queramos permanecer intactos, perfectos, y evitemos cualquier rotura o tapemos de inmediato cualquier posible grieta, se nos olvida que es precisamente de las grietas de donde surge la vida. 

Celebra tu existencia cada día que vives, cada noche que sueñas, cada año que estrenas, dando las gracias siempre por todo lo bueno que hay en tu vida y por todo lo bueno por llegar. 






Leer nos cambia



Para muchas personas uno de los acontecimientos más importantes de su vida fue aprender a leer, y sin embargo, el acto de leer en sí mismo es antinatural y relativamente nuevo en la especie humana, un acto aún no inscrito en nuestros genes.
El cerebro no dispone de un sistema específico para la lectura, sino que utiliza otros que ya existen (como el dedicado a la percepción visual, auditiva o las zonas dedicadas al lenguaje hablado) ya que, en realidad, está preparado para la distracción, para atender a muchos estímulos al mismo tiempo. El hecho de quedarse quieto en un medio en el que acechaban continuamente los peligros (depredadores, inclemencias del tiempo, etc.) no resultaba muy adaptativo para nuestros ancestros. Más adelante el ser capaces de interpretar las pinturas en las cuevas, signos, jeroglíficos, etc. nos dio una forma nueva de entender los sucesos a través del tiempo.
Leer fue durante siglos un privilegio de ciertas élites sociales, y era una actividad que se realizaba en voz alta y para varias personas a la vez, andando el tiempo se transformó en una actividad personal y silenciosa; que los libros son una fuente de enriquecimiento personal y social, que sea capaz de cambiar vidas y destinos se pone de manifiesto históricamente en el hecho de que, en todas las culturas que restringen la libertad y el conocimiento, una de las primeras medidas de control que se toman es la prohibición e incluso la quema de libros. 

Los lectores voraces ya saben de los beneficios de la lectura como el de vivir otras vidas o el poder de desarrollar la imaginación, pero en la actualidad y gracias a la neurociencia podemos afirmar que todo esto es cierto; la lectura cambia literalmente el cerebro no sólo a niveles más externos (corteza), sino a niveles más profundos de la estructura cerebral como el tálamo o el tronco encefálico.
Además, al leer se activan las áreas cerebrales implicadas en la acción con lo cual es como si realmente estuviéramos viviendo las escenas que leemos.

Los beneficios de la lectura son infinitos; con la lectura adquirimos un lenguaje más variado y rico, favorece la concentración, mejora las habilidades comunicativas y la empatía, vivimos situaciones diferentes a las habituales en nuestro entorno con lo que se despierta nuestra capacidad de resolver problemas y de crear recuerdos, además de ser un potente protector de las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson.
Lo más fascinante es que, gracias a la plasticidad y flexibilidad del cerebro, todos estos cambios se producen incluso si se aprende a leer en la edad adulta.

¿No te parece maravilloso el poder de la lectura?
Si quieres contarme todo lo que significa para ti escríbeme a liberapsi@gmail.com




La estrategia: el paso previo a la acción




Tanto como preparación para la vida como una forma de desarrollarte profesionalmente, es necesario disponer de una estrategia previa a la acción; para elaborarla en primer lugar debemos saber quiénes somos y cuál es nuestro lugar en el mundo, tener en cuenta que nada es inamovible y es fundamental nuestra capacidad de aprendizaje y de adaptación. Para ello, es necesario trabajar los siguientes pasos relacionados entre sí:


Tus motivaciones.

¿Para qué actúo? ¿Cuáles son mis objetivos? ¿Me mueve mi ego, mi codicia o además del beneficio económico persigo el bienestar y la felicidad de mis clientes? ¿Me siento ansioso, deprimido, estoy agobiado de problemas o por el contrario me siento sereno y en paz?

Tened en cuenta que no es lo mismo ambición que avaricia. Cuando disfrutas con tu trabajo, tus objetivos son nobles y mantienes tus valores y ética personal el resultado será favorable aunque tarde o sea algo más lento de alcanzar. Recuerda que lo que desde fuera se percibe como un éxito repentino conlleva muchos años de preparación y duro trabajo.


* El momento.

Cada acción tiene su tiempo y su lugar, por eso es importante que tus ideas entren en acción en el momento adecuado. Suele ocurrir que tenemos una idea magnífica que al poner en marcha no tiene una buena acogida o directamente fracasa; esto es porque cuando la idea va por delante de su tiempo no es entendida ni asimilada, y cuando su tiempo ha pasado ya está muy vista o ha envejecido. Sin embargo, una idea a la que le ha llegado el momento propicio y se pone en acción es imparable. Para ello:
- Observa tu entorno y presta atención a las señales. Eso te va a servir para detectar por dónde se mueven los intereses de las personas a las que queremos llegar. Lo que funciona en una época y circunstancia concretas, puede ser perjudicial en otra.

- Utiliza tu intuición

- Planifica. Es cierto que a veces lo importante es dar el primer paso y no quedarnos paralizados analizando, pero también es cierto que empezar sin tener una idea lo más clara posible de hacia dónde nos dirigimos, de qué recursos y herramientas disponemos, qué tiempo es necesario invertir, qué contactos necesito adquirir, en definitiva recoger toda la información posible sobre los pasos a dar, hace más que probable que abandonemos al primer obstáculo.

- Sincroniza tu tiempo con el de los demás. Por ejemplo: Un agente comercial de productos de alimentación sabe perfectamente los mejores horarios para visitar a sus clientes: si es una cafetería evitará ir en las horas punta en que dan los desayunos, si es un restaurante a las horas de las comidas, si es un hotel cuando el responsable de compras pueda dedicarle su atención plenamente, además
sabrá adaptar su horario de visitas al del comercial de la competencia de manera que llegue antes o después que él, según le interese en cada caso.


* Los recursos disponibles.

Independientemente del terreno en el que te muevas el recurso más importante del que dispones eres tú mismo.
Para obtener lo mejor, crecer y llegar a conseguir tus sueños el primer paso y el imprescindible es conocerte a ti mismo; conocer tus puntos fuertes y tus puntos débiles y cambiar las circunstancias necesarias para que esos defectos se conviertan en virtudes y tus virtudes no se vuelvan en tu contra. Por ejemplo, si una de tus virtudes es la empatía y el altruismo, el dedicarte demasiado a los demás y a que éstos consigan sus objetivos puede hacer que te olvides de los tuyos y te estanques.

Aprende de tu experiencia. Somos por lo que hemos vivido; sea buena o mala nuestra experiencia vital nos ha proporcionado un bagaje importante que debemos aprovechar.


Liderazgo

La hermana mayor que se hace cargo de la crianza de sus hermanos; el pequeño comerciante que gestiona su empresa y trata con proveedores, clientes, trabajadores; el estudiante que ejerce de
representante de alumnos; la amiga capaz de hacer que otra empiece a cuidar su salud... hay muchas situaciones cotidianas en las que muchas personas ejercen como líderes sin darse cuenta.
Cualquier persona empática, honesta, creativa, resolutiva, capaz de proponer una dirección, es una buena líder.


Método. Disciplina.

El talento sin trabajo, constancia y disciplina no sirve de nada, tan sólo causa el malestar de quien lo posee que sabe que podría llegar muy lejos, pero que no se pone en marcha, oxidado y cada día que pasa más incapaz de hacerlo. Por el contrario, hay personas menos brillantes, a quienes les cuesta un esfuerzo mayor pero que tienen mentalidad de crecimiento, y llegan a donde quiera que se propongan.

Si eres competente, constante y disciplinado en tu gestión, capaz de orientar la acción, inspiras confianza, tienes el valor de realizar las tareas necesarias para avanzar y tomas decisiones por difíciles que sean, tienes la voluntad para persistir ante los contratiempos y el coraje necesario para resistir y recuperarte en los tiempos difíciles, tu empresa, sea la que sea, llegará a buen puerto contigo al mando.



Estos son los primeros pasos para elaborar una estrategia que lleve tu proyecto al éxito, tanto vital como profesional. Si quieres saber más y cuentas conmigo para ayudarte en el empeño, estoy en liberapsi@gmail.com

Pintarte de rojo el pelo



Hace 18 años mi madre murió de leucemia, justo un mes después de saber el diagnóstico y apenas pasados sus 50 años de edad.
Era bellísima, amaba su profesión y le encantaba disfrutar de la naturaleza.
Meses antes de descubrir su enfermedad sintió unas ganas inmensas de teñirse el pelo de rojo. Pero no unos simples reflejos o un cobrizo sutil, no, ella quería un rojo rojo, un rojo feroz, vivo. Tenía una melena negra acorde con sus inmensos ojos verdes y era muy elegante en su indumentaria. Si le dio tantas vueltas a ese cambio de aspecto fue porque consideraba que se alejaba mucho de su imagen de siempre, la conocida y previsible, la que todos teníamos de ella en nuestras retinas, y pensaba que quizá no mereciera tanto la pena el capricho.

Entre unas cosas y otras pasaron los meses.

Cuando inició el tratamiento con la quimioterapia y el pelo se le empezó a caer, llamó al peluquero del hospital para que se lo rapara y no tuviera que ver el desolador paisaje matutino de los mechones muertos en la almohada. Tampoco quiso pelucas aunque sí turbantes que la hacían parecer una estrella del cine clásico. Entre las miles de conversaciones que tuvimos a lo largo de ese mes, nos acordamos de aquel deseo suyo; "Ya has visto cómo cambia la vida en un instante, no te quedes con las ganas de pintarte el pelo de rojo", me dijo.

Y eso es lo intento hacer desde ese momento, porque para mí pintarme de rojo el pelo es tantas cosas... inocentes, intrascendentes o importantes, necesarias... hay tintes de tantos colores como personas en el mundo (ir solo al cine, a un viaje o a una exposición; matricularte en la escuela de adultos; unirte a un grupo de senderismo; vender tu casa y mudarte a un lugar nuevo; emprender un negocio; llamar o escribirle a esa persona a la que echas tanto de menos...)

¿Cuál es ese color que tanto te gusta y por el que aún no te has decidido?
Cuéntamelo en liberapsi@gmail.com

Abandonar el refugio



Iniciar el viaje con fuerza y entusiasmo, planear la ruta más adecuada, aprovisionarnos de lo necesario y seguir las indicaciones del mapa no impiden que una nevada imprevista pueda sorprendernos en algún momento del camino. En esos casos es bueno disponer de un refugio que nos mantenga a salvo y nos permita recuperarnos para seguir avanzando en cuanto podamos.

Lo que nos ofrece el refugio es escaso, pero suficiente por el momento. Podemos habituarnos a un poco de hambre, al poco calor, al sitio pequeño y aislado, y sentirlo como un lugar confortable comparado con la ventisca helada de fuera. Es vital tener un refugio seguro en medio de la intemperie, pero no es bueno hacer de él nuestra residencia permanente.
En cuanto amaine la nevada, aunque llueva o haga frío se hace necesario salir; los alimentos y la leña se agotan y en la inactividad forzosa se va operando un cambio significativo en nosotros: se entumecen los músculos, se pierde vitalidad, capacidad de adaptación, inventiva y valentía, cada vez nos cuesta más salir afuera, nos sentimos menos capaces y con más miedos hasta que al final nos vemos sumidos en una situación personal más desesperada que la del inicio.
Cuando no queda más remedio el refugio es la salvación, pero a la mínima oportunidad lo es salir al aire libre de nuevo y retomar el camino.

El refugio puede ser un trabajo, una relación, la ayuda recibida de alguien, una forma de pensar o una máscara con la que enfrentamos el mundo; hay infinidad de lugares que son refugios según quien lo necesite, y aunque nos ayudan en un momento de necesidad, al final se acaban convirtiendo en una prisión de conformismo y resignación que nos diluye de nosotros mismos.

Háblame de tus refugios, cuáles son, si has salido de ellos o te has quedado allí a vivir; estoy en liberapsi@gmail.com

Yo soy mi propio sueño



                                         "The light"  © Parvana Photography                          

Casi todos nosotros en algún momento de nuestra vida, cualquiera que haya sido el camino elegido para recorrerla, creímos necesitar de un maestro, un guía vital o espiritual que nos ayudara a recorrerlo, y muchas de esas veces nos hemos sentido solos y abandonados a nuestra suerte, a oscuras, sin nadie que iluminara la senda o indicara el peligro del precipicio cercano. 

Durante muchos años mis preguntas siempre fueron las mismas, ¿cómo saber cuál es mi destino?, ¿cuál es ese sueño que solo me pertenece a mí?, ¿quién me ayudará a descubrirlo? Reflexionaba continuamente sobre ello y nunca llegaba a una conclusión clara, siempre buscando en mis pensamientos y esperando una chispa de luz, aun pequeña, que hiciera posible el descubrimiento.

Una vez, la que más lo necesitaba, desistí en el empeño de buscar y asumí con resignación que no tendría nunca a ese guía que me llevara de la mano pero, sucedió que, inesperadamente, del libro que leía en aquel momento, surgió la respuesta. Se hizo la luz en mi entendimiento y no volví a dudar jamás de que estaba rodeada de "maestros". Libros, músicas, viajes, películas, personas que llegan y se marchan, las que permanecen, conversaciones de madrugada, una fotografía, la propia naturaleza... Todo estaba ahí, rodeándome, dándome lo que necesitaba si había llegado al punto exacto en que podía entenderlo. Porque hay momentos en los que, de repente, todo confluye en un lugar y de una forma concreta, y es entonces cuando surge la magia. Las puertas se abren, los velos se alzan y el instante se vuelve único e irrepetible. Es ese instante que surge cuando debe y en el que somos testigos excepcionales de un destello de comprensión súbita que, solo si logramos captar en toda su esencia, podrá cambiarnos la vida. No sirve buscar más tarde la casualidad, el encuentro fortuito, el repetir supersticioso de los pasos que dimos para que se obre el milagro de nuevo.

En ese instante fue que entendí que yo soy mi propio sueño. Yo soy lo único que nadie podrá ser más que yo. Solo tenía que seguir las enseñanzas milenarias del "conócete a ti mismo", explorar dentro de mi propio ser, sin imitar ni compararme, aprender del mundo y de las personas, ser mejor a cada paso para mejorar esta pequeña parte del mundo que ocupo.

Esta es la gran aventura, el gran descubrimiento: búscate, conócete, construye tu vida como si de una obra de arte se tratara en la que tú seas tu propio sueño y llegues a alcanzarlo. 

Y ya sabes que si me necesitas, estoy en liberapsi@gmail.com

La alquimia de Sherezade


Nos gusta que nos cuenten historias, necesitamos las historias en nuestro día a día para inspirarnos, para soñar, incluso para curarnos, algo que ya sabían los chamanes de la prehistoria cuando reunían a la tribu en el interior de la cueva, los contadores de historias alrededor de una hoguera, los juglares medievales cuando recitaban los cantares de gesta, los abuelos que inician la magia pronunciando "Érase una vez" ...
Todos tenemos una historia, por eso, en la era de las nuevas tecnologías los relatos ("storytelling") también son utilizađos por los empresarios, los políticos, los expertos en marketing e incluso psicólogos y coaches como recurso estratégico. 
El relato funciona mucho más que cualquier otra forma de comunicación porque es emocional, sensorial, ayuda a entender y asimilar enseñanzas complejas, es fácil de recordar y facilita la participación de los oyentes y la acción posterior.

Es tan eficaz a la hora de comunicar porque nos enlaza con los mitos, arquetipos y metáforas con los que nos identificamos (magia, heroicidad, acción...), tan alejados de la explicación técnica, el recuento de datos impersonal y la relación de estadísticas de los que tendemos a desconectar en seguida.
Los mitos nos explican lo desconocido a través de lo conocido; son historias que dan sentido a una vida y proporcionan modelos de conducta que nos ubican y guían, además llevan asociados unos ritos o ceremonias que lo escenifican haciendo que las personas lo asuman como propio.
El arquetipo es el modelo primero y universal de una imagen o concepto del cual derivan los demás (el sabio, el rebelde, el poderoso...) y que nos sirven de inspiración personal cuando queremos apropiarnos de sus cualidades.
La metáfora, por su parte, sirve para descodificar ideas complejas o desconocidas a través de imágenes populares con una carga simbólica que resalta la idea que se quiere transmitir.

La gran fuerza comunicativa, el poder de inspiración y curación de las historias se refleja en la figura de Sherezade, la gran estratega de los cuentos de las "Mil y una noches".
Una de las versiones de la historia principal desde la que nos deslizamos hacia otras muchas comienza con el sultán Shariar de viaje para visitar a su hermano al reino vecino. Al poco de partir se da cuenta de que ha olvidado algo importante y regresa a palacio donde descubre que su esposa lo ha traicionado. Shariar ordena matarla y a partir de ese momento resuelve tomar cada día una esposa y ejecutarla al amanecer del día siguiente, con lo que el terror más absoluto se apodera de las familias de los súbditos al conocer el mandato real.
Sherezade, la hija mayor del visir, cree tener la solución y pide convertirse en la próxima esposa de Shariar. En un plan urdido con la ayuda de su hermana, Dinarzada, intentará salvar su vida y la de todas las jóvenes del reino iniciando una historia cada noche e interrumpiéndola en su punto álgido al amanecer, de manera que el rey, picado por la curiosidad, no tenga más remedio que dejarla con vida para saber el final. Sherezade lo hace de tal forma que nunca termina del todo de narrar puesto que un cuento enlaza directamente con otro y este a su vez con otro hasta que transcurren casi tres años desde esa primera noche.

La idea que tenemos acerca de Sherezade es muy superficial si no se analiza bien; si sólo hubiera sido una joven seductora con un cuerpo hermoso y una cara bonita que solo se limita a hablar sin parar hubiera acabado como sus antecesoras. ¿Qué hizo para seguir con vida?
* En primer lugar utilizó su vasta cultura y sus conocimientos a la hora de recopilar la información necesaria para inventar historias interesantes y diferentes (poseía más de mil libros y hablaba numerosas lenguas). Cuanto más conozcamos y más preparados estemos más probable será que creemos algo brillante capaz de atrapar la atención de quienes nos escuchan.
* En segundo lugar fue capaz de controlar sus miedos y mantener su mente clara. Incluso en esa situación tan difícil y comprometida fue capaz de mantener la seguridad en sí misma, lo que le daba mayor credibilidad y una fuerza añadida al valor de sus historias.
* En tercer lugar utilizó sus dotes de gran psicóloga para conocer la mente de su interlocutorentenderlo, adelantarse a sus reacciones, enfrentarlo consigo mismo y transformarlo.

Las historias que brotaban de la imaginación de Sherezade lograron la curación de una persona herida y cruel al hacer que se reconociera en unos personajes que sufrían mayores desgracias y lograban superarlas y prosperar.

Todos los proyectos nacen de un sueño, de la visión de alguien que quiso transformar su vida y con ella la de los demás. Cuando esas personas que han conseguido llegar a una situación favorable gracias a su tesón y valentía nos cuentan sus historias, sus noches oscuras y sus momentos de luz, nos inspiran y animan porque contemplamos la posibilidad de abrir puertas que antes ni siquiera habíamos visto ante nosotros, empatizamos con ellas, vivimos lo mismo que ellas, superamos también los obstáculos a su lado y logramos alcanzar la también la meta. Quizá más adelante no recordemos los sucesos exactos que acontecían en la historia, pero nunca olvidamos lo que nos hizo sentir y cómo nos transformó. Esa es la alquimia de Sherezade, ese el poder de las historias.

Todos tenemos una historia que queremos contar. Si quieres que te ayude a contar la tuya y llegar al corazón y la mente de quienes pueden necesitarla, escríbeme a liberapsi@gmail.com