"HAZ DE TU EXISTENCIA UNA OBRA DE ARTE"

Optimismo en épocas oscuras


                                            
No hay ninguna duda, estamos atravesando una época difícil para la gran mayoría de las personas a nivel general en cuanto al trabajo y la economía, la naturaleza está cada vez más deteriorada  y se hace notar con olas de frío y calor aterradoras ,terremotos,… y demás fenómenos cada vez más frecuentes. Hay un aumento de la agresividad en general, descontento de los jóvenes en cuanto a su futuro más inmediato, incluso las familias sienten que tienen a sus hijos “abandonados” ante la precaria situación laboral que cada vez exige más tiempo de las personas dando menos a cambio.
Muchos pensarán que cuando se tienen las necesidades básicas cubiertas ( un hogar, alimentos, sanidad, educación…) e incluso tenemos lo suficiente para darnos unos caprichos de vez en cuando, es posible dedicarse a la mejora espiritual e incluso hablar de conseguir tus sueños, y que sin embargo, en los tiempos que corren eso es un lujo con el que no debemos desperdiciar el tiempo. No es así. Ahora más que nunca es cuando tenemos que acumular un mayor saber sobre nosotros mismos, nuestros sentimientos, deseos y aspiraciones y trabajar por conseguirlos. La autoestima y el entusiasmo son elementos básicos para retomar un camino y una actividad sin que sucumbamos a la desesperanza o el miedo. Todas las personas tenemos “puntos fuertes”, cosas que hacemos especialmente bien y que nos alegran el alma. Podemos convertirlo en nuestra profesión deseada o llevarlo a cabo como un pasatiempo que nos ayude a llenar nuestras horas de alegría. Lo importante es fortalecer nuestro interior, recurrir al optimismo por más que nos cueste, manejar nuestras emociones para que ellas no nos manejen, sabiendo que lo único que nadie nos podrá quitar nunca es nuestra libertad interior y las ganas de seguir adelante.
Hay una frase muy famosa que dice que sólo poseemos realmente aquello que no podemos perder en un naufragio. Eso es nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestro bagaje y experiencia, nuestra fortaleza interior, en una palabra nosotros.
Nos merecemos cuidar de nuestro valioso interior porque es lo que hará que tanto en épocas oscuras como en etapas luminosas de nuestra vida, seamos capaces de vivir cada circunstancia sin sentirnos en el infierno más denigrante ni en el paraíso definitivo.