"HAZ DE TU EXISTENCIA UNA OBRA DE ARTE"

Época de exámenes


Cuanto más nos acercamos a los temidos exámenes, más aumenta el número de adolescentes y jóvenes con problemas de ansiedad.
Las condiciones propias de los exámenes (presión del tiempo, miedo a suspender, etc...) generan mucha ansiedad. Aunque niveles elevados disminuyen el rendimiento y perjudican los resultados, esa misma ansiedad puede servir como elemento motivador para estudiar y querer sacar buenas notas.

La ansiedad se manifiesta a nivel físico (dolor de cabeza, insomnio, dolor de estómago, ) a nivel cognitivo (ideas negativas como "no podré conseguirlo", "soy incapaz de hacerlo bien", etc...) y a nivel emocional (evitan el examen con cualquier excusa, se paralizan, etc...).

¿Qué podemos hacer para evitar una ansiedad excesiva ante los exámenes?

Aprende a estudiar de forma correcta:

- Planifícate para estudiar con suficiente antelación.
- Establece un horario de estudio y organízalo en función de las materias que tienes que estudiar.
Por cada 50-60 minutos de estudio, descansa 5-10 minutos.
- Incluye en tus horarios actividades para desconectar: por ejemplo hacer deporte o caminar.
- Cuida tu entorno de estudio: luz adecuada, postura cómoda...
- Utiliza técnicas de estudio y memorización (mapas conceptuales, esquemas, resúmenes, subrayados...)
- El día anterior al examen no es conveniente estudiar nada nuevo. Ese día repasa un poco y después descansa.
- Respeta los períodos de sueño. Aunque no lo parezca, el sueño favorece el aprendizaje de lo que se ha estudiado a lo largo del día. Cuanto menos duermas en estos días, menos información retendrás.
- Ayúdate con técnicas de relajación (p.ejemplo: respiración profunda. La tenéis en el post "Relajación 1).
- Cambia los pensamientos negativos que te surjan ("no voy a aprobar", "no sirvo para estudiar...) por otros más realistas y positivos ("si estudio con tiempo, seré capaz de aprobar",  "aunque suspenda, me habré esforzado y tendré otra oportunidad"...).

Alimentación para épocas de exámenes.

Este es un factor muy importante y que curiosamente es el que más se descuida cuando estamos estudiando. Muchas veces, por falta de tiempo, recurrimos a comida rápida, refrescos, snacks y toneladas de café. Esto no es sano en ninguna circunstancia, pero en épocas de un excesivo esfuerzo intelectual menos aún. Es un error pensar que el azúcar presente en estos alimentos nos evitarán un bajón que no nos permita continuar estudiando.
Las golosinas, bollería, embutidos, comida rápida, etc... tomados habitualmente, hacen descender los nutrientes de nuestro organismo (sobre todo la vitamina B) y provocan hiperactividad y pérdida de memoria.

Entonces ¿cuáles son los alimentos que mejoran nuestro rendimiento intelectual?
- Los frutos secos son excelentes y contienen mucha vitamina B.
- Frutas y verduras frescas. Los plátanos tienen mucho potasio y son una fuente de energía natural. Las naranjas y cítricos en general, contienen vitamina C que previene el cansancio y aporta vitalidad.
- Pescado. Tiene un alto contenido en proteínas y fósforo.
- Miel. Un alimento perfecto para el cerebro. Utilízala, en lugar de azúcar refinado, para endulzar la leche, en las tostadas o sola.
- Cambia los refrescos por agua o zumos naturales.
- Legumbres. Son una gran fuente de vitaminas y minerales y con pocas calorías.
- Chocolate. Contiene hierro, calcio y fósforo.

El día del examen procura ir descansado y no vayas con el estómago vacío o tomes demasiado café.
No te preocupes por la sensación que da de "no me sé nada", es normal, y la razón es que no podemos traer a la memoria toda la información que sabemos a la vez, pero en cuanto te pregunten algo concreto, ya verás como lo contestas de inmediato.
Y sobre todo, evita la compañía de esas personas que justo antes de comenzar el examen están hablando continuamente del mismo, pueden confundirte y ponerte nervioso.
Un aspecto que parece obvio es el de ir con tiempo al lugar donde se celebra la prueba. Si vas con la  hora justa, es más probable que te agobies con cualquier pequeño percance que pueda surgir por el camino y te desconcentres.

Respira hondo y ¡adelante!

En el momento del examen:
- Lee detenidamente las preguntas para tener claro qué es lo que te están preguntando.
- Pregunta cualquier duda que tengas.
- Organiza el tiempo por preguntas y contesta primero las que te sepas bien.
- No tengas prisa en entregar tu examen aunque te quedes de los últimos. Aprovecha si te sobra algo de tiempo para repasarlo.

Has estudiado y eres capaz de conseguirlo.
¡Ánimo y mucha suerte!

Si me necesitas estoy en liberapsi@gmail.com