"HAZ DE TU EXISTENCIA UNA OBRA DE ARTE"

Supersticiones



Aunque casi todos sabemos que se trata de una creencia sin una base racional seguramente tenemos o hemos tenido algún amuleto, camiseta de la suerte o ritual protector que pensamos que nos ayuda en determinadas situaciones.
En un mundo cada vez más tecnologizado y en el que las creencias mágicas de otros tiempos han sido explicadas desde una perspectiva científica, nos sorprende que las supersticiones tengan aún cabida en él y además como un fenómeno que se da en cualquier parte del mundo.

Podemos distinguir dos tipos de supersticiones:

- Las que van dirigidas a obtener un deseo (por ejemplo: me pongo mi camiseta de la suerte para ganar el partido o compro un billete de lotería que acabe en un número determinado).
- Las que se utilizan para evitar algo desagradable (p.ej: llevar un amuleto o talismán para no enfermar o evitar que nos hagan daño).

¿Qué diferencia hay entre un amuleto y un talismán?

El amuleto es un objeto sencillo de procedencia natural como pueden ser una piedra, una hoja, un hueso, un diente de animal, etc. cuyas propiedades naturales ya se conocen y se utilizan para evitar un mal o propiciar el bien para quien lo lleva.
El talismán, por el contrario, es un objeto fabricado o escogido específicamente para un fin (puede ser una mezcla de palabras con hierbas, piedras, fabricada con un material concreto, etc.) y cuya simbología tiene que ser dotada de un significado particular.

Pero ¿por qué somos supersticiosos?

Sencillamente porque esa creencia nos aporta una sensación de dominio y control sobre los acontecimientos externos que a menudo percibimos como amenazantes
El llevar un amuleto o realizar alguna conducta que consideramos que nos trae buena suerte, disminuye la ansiedad ante una situación que nos supera.
Y el caso es, que según las investigaciones realizadas al respecto, parece que somos más eficaces bajo el comportamiento supersticioso ante estas situaciones que sin él. Como ejemplo: si voy a un examen con mi bolígrafo de la suerte, estaré más tranquilo y concentrado durante la prueba que si lo he olvidado, con lo que también será más probable que la realice y supere más satisfactoriamente. Es lo que sucede con los deportistas, seguramente os habréis fijado que muchos suelen tener un repertorio de rituales que llevan a cabo antes de iniciar cada competición.

¿Y cómo surge el comportamiento supersticioso?

Cuando le otorgamos a un objeto o situación alguna cualidad mágica de protección puede deberse a dos causas:

- Tradicionalmente es así y lo asumimos de forma natural. De esta manera, pasar por debajo de una escalera o derramar sal, entre otros ejemplos, se asocian a mala suerte, mientras que encontrar un
trébol de cuatro hojas anuncia fortuna.
- Creamos nuestras propias supersticiones. Cuando en una situación llevábamos un objeto, vestíamos una ropa determinada, o hicimos algo en particular y obtuvimos un buen o mal resultado, tendemos a repetir o evitar esas mismas acciones para obtener los resultados que queremos. 
En cualquiera de los dos casos, creemos tener el control sobre los acontecimientos actuando de esa forma.

Los rituales y las supersticiones han acompañado al ser humano desde el comienzo de los tiempos, cada cual tiene sus tratos con la suerte o busca mensajes en los detalles cotidianos, pero una cosa es un pequeño amuleto "tranquilizador" y otra muy diferente convivir con conductas obsesivas que nos impiden el desarrollo normal de nuestra vida.
Para esos casos en los que tú solo no puedes resolver una situación que te angustia, recomiendo siempre que acudas a un profesional.

Y si me necesitas, ya sabes que estoy en liberapsi@gmail.com