"Construye el mundo que quieres desde ti"

La imagen corporal


La imagen corporal puede definirse como la representación que cada persona tiene de su propio cuerpo y que puede ser objetivamente igual o diferente a la que se refleja en el espejo. Por eso, hay que diferenciar entre la apariencia física y la imagen corporal.

La imagen corporal consta de tres elementos:

- La percepción: precisión de cómo vemos nuestro cuerpo (peso, tamaño, forma del cuerpo entero o de algunas de sus partes).

- Componentes afectivo-cognitivos: los pensamientos y sentimientos que nos genera.

- La conducta que adoptamos en función de la percepción y sentimientos que tenemos acerca de nuestro cuerpo.

Esta imagen o concepto que tenemos de nuestro propio cuerpo influye en nuestra manera de pensar, de sentir, de actuar y de relacionarnos con los demás.
La imagen corporal comienza a establecerse desde las etapas más tempranas de la niñez y se va construyendo durante toda la vida, por eso, según las circunstancias que atravesamos y cómo las vivimos, la imagen que tenemos de nuestro cuerpo varía.

Cuando la preocupación y la insatisfacción por el cuerpo no se adecua a la realidad, ocupan los pensamientos de forma constante y alteran negativamente la vida cotidiana estamos hablando de trastornos de la imagen corporal cuyas consecuencias serían una baja autoestima, ansiedad social, depresión, disfunciones sexuales, trastornos alimenticios y vigorexia, entre otras.

Los principales pensamientos que acuden a la mente de una persona que sufre por su imagen y que llegan a ser paralizantes y generadores de ansiedad, generalmente son los siguientes:
-No tengo éxito en la vida por mi físico.
-Mis relaciones amorosas no prosperan porque mi apariencia no les gusta a mis parejas.
-No me dieron ese trabajo por mi aspecto.
-Cuando me presentan a alguien nuevo, seguro que lo primero que está juzgando es mi cuerpo.

Las personas que tienen una adecuada percepción de su imagen corporal, por el contrario, aunque consideren que podrían mejorar algunos aspectos, en general se sienten cómodas con su cuerpo.

¿Cuándo se tiene una imagen corporal positiva?

- La persona tiene una imagen clara y real de su cuerpo.

- Se valora y aprecia el propio cuerpo como una parte más del conjunto que se es como persona, y que tiene tanta importancia como, por ejemplo, la personalidad.

- La persona se siente cómoda y segura en su propio cuerpo.

¿Cuándo se tiene una imagen corporal negativa?

- La persona tiene una imagen distorsionada de su cuerpo.

- La persona se siente avergonzada o ansiosa ante sí misma y su cuerpo.


Como factores que predisponen a una imagen corporal negativa podemos destacar:

 - Modelos sociales y culturales: adoptar los ideales estéticos de cada época, sin tener en cuenta las  características individuales.

- Modelos familiares: tener unos padres constantemente preocupados por el cuerpo y el atractivo físico que hacen comentarios negativos acerca de personas que no tienen el físico adecuado para ellos, o critican y controlan todo lo que comen sus hijos, es uno de los factores más influyentes.

- Grupos de iguales: comentarios o motes acerca de alguna característica física por parte de los amigos.

- Características personales: inseguridad, baja autoestima, excesivo control, perfeccionismo, etc.

- Desarrollo físico precoz o tardío, cambios mal asumidos en la pubertad, miedo ante la llegada de
la menstruación, etc.

También influye en que la persona esté más pendiente de lo habitual de su apariencia física el haber padecido alguna enfermedad, fracasar en algún deporte concreto en la infancia o los abusos sexuales.
El problema además, se mantiene o empeora, en circunstancias en las que la persona se ve sometida a la observación por parte de los demás, como por ejemplo en casos en que la pareja pide algún cambio (adelgazar, engordar, operación de pecho, más musculatura...) o cuando nos comparamos con alguien más o menos cercano, entre otras circunstancias.

¿Cómo puedo mejorar mi imagen corporal?

 - Recuerda que lo importante es cómo te sientes en tu propio cuerpo, no cómo es en realidad. Un cuerpo sano y hermoso es aquel que nos permite vivir y realizar nuestros proyectos e ilusiones (estudiar, viajar, leer, cuidar de quienes amamos, pasear...)

- Elabora una lista con todo lo que más te gusta de ti, tus logros, aptitudes, actitudes, etc. y que no tienen que ver con tu aspecto físico.

- No maltrates tu cuerpo. Trátalo con amabilidad y respeto, cuídalo, pues es quien te acompañará en este viaje maravilloso de la vida.

- Piensa que en gran medida tu cuerpo es el resultado de una herencia genética de la que no eres responsable. No tenemos mérito alguno en tener un color de ojos, una complexión o altura determinadas. Sí somos responsables de desarrollarnos como personas con quienes apetezca estar, que desarrolle al máximo sus potencialidades, que brille con luz propia y haga brillar a otros.

El bienestar emocional depende de variables que en muchas ocasiones no sabemos cómo manejar y en el caso de la relación con nuestro cuerpo, casi siempre intervienen factores que van más allá de un problema con el físico, por eso, si te encuentras en esta situación, afecta al desarrollo de tu vida cotidiana y no sabes cómo solucionarla, acude a un profesional.

Si me necesitas estoy en liberapsi@gmail.com



(Escultura: "Las mujeres de bronce" de Marianne Lindberg de Geer)