"HAZ DE TU EXISTENCIA UNA OBRA DE ARTE"

Los aromas y la memoria



Paseas por la calle cuando un olor concreto hace que pienses de repente en una persona.
Entras a la cocina y el aroma de un guiso te traslada de inmediato a la infancia.
Abres las ventanas después de haber llovido y recuerdas esa excursión espléndida de hace unos años. 
Es suficiente con sentir un olor para revivir un tiempo, un lugar o una persona con una gran intensidad.

Los olores tienen una gran conexión con la memoria y a su vez con las emociones porque comparten los mismos circuitos neuronales. Las emociones que sintamos, ya sean agradables o no, dependerán de la asociación que hicimos en el pasado entre el olor, y la persona o situación en concreto. De hecho en personas con Alzheimer, por ejemplo, ya se están utilizando terapias en las que intervienen los olores como manera de recuperar, o al menos no perder definitivamente, la memoria.
(Aromas utilizados de forma regular, como el de romero, el de la naranja o sobre todo el de rosas, permiten mejorar la memoria)

Pero ¿por qué sucede esto?

Una de las razones está en que el sentido del olfato está conectado con las regiones cerebrales de la emoción. El sistema límbico, es la parte primitiva del cerebro responsable de la emoción, la memoria y la conducta.
El nervio olfativo se encuentra muy cercano a la amígdala, que es el área cerebral conectada con la emoción, y al hipocampo, relacionado con el aprendizaje asociativo. Ante la percepción de un olor, la amígdala se activa rápidamente, algo que no ocurre con los otros sentidos.
Es interesante apuntar que los olores y sus asociaciones negativas se recuerdan mejor y más tiempo que las positivas; esto se debe a una función adaptativa y de protección (p. ejem: detectar alimentos en mal estado)
Aunque la sensación olfativa permanezca intacta en la memoria, no es posible describirla (o muy difícilmente) mediante el lenguaje. Para ello son más útiles las imágenes, porque si te pregunto "¿a qué huele el verano?", ¿qué es lo primero que te viene a la cabeza?

Para las personas el olfato es un sentido muy poderoso y que tiene mucha importancia sobre todo en las relaciones personales. Según algunos estudios realizados, para más del 60% de las personas tiene más importancia el olor corporal a la hora de establecer una relación con alguien que su aspecto físico, y esto es especialmente relevante entre las mujeres.
Aunque se utilicen productos cosméticos y de higiene sin aromas cada persona posee un olor propio y característico que depende de su alimentación, el clima (nuestra piel no huele igual en invierno que en verano), si sigue algún tipo de medicación o según su estado de ánimo. Normalmente es un olor que no percibimos o lo hacemos de forma inconsciente, pero que puede influir en la atracción, en el enamoramiento y/o el comportamiento sexual.

¿No os parece fascinante el poder de un aroma? Contádmelo en liberapsi@gmail.com