"HAZ DE TU EXISTENCIA UNA OBRA DE ARTE"

El maestro y el escorpión



Por el sendero de un bosque, un viejo maestro caminaba junto a su discípulo. Al pasar junto a un riachuelo vio cómo un escorpión que había caído al agua estaba a punto de ahogarse. El maestro acercó su mano y cogió al escorpión para sacarlo, cuando de inmediato éste le picó.
Tan grande fue el dolor que sintió, que soltó al animal y éste cayó de nuevo al agua.
El maestro sin pensarlo, intentó volverlo a sacar del agua y otra vez el escorpión le volvió a picar.
Cuando el maestro intentó sacar al escorpión por tercera vez del agua, el discípulo lo cogió del brazo para detenerlo.
- Pero maestro, ¿no entiende usted que cada vez que intenta sacar del agua al escorpión éste le pica?¿por qué quiere ayudar a este bicho malvado?
- La naturaleza del escorpión es picar. Cualquiera que sea la circunstancia, su instinto será picar a quien se le acerque. Sin embargo, eso no va a cambiar mi naturaleza, que es la de ayudar -respondió el maestro.
Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.


A veces, cuando alguien nos hace daño, creemos que tenemos que cambiar nuestra actitud para protegernos; es entonces cuando construimos corazas a nuestro alrededor para evitar que nos vuelvan a dañar, aunque lo único que logramos de esa manera es dejar de vivir como somos realmente. En el fondo sabemos que no podemos renunciar a nosotros mismos sólo por cómo actúen los demás, por eso, en lugar de cambiar tu naturaleza, toma las precauciones necesarias para que no te dañen.