"HAZ DE TU EXISTENCIA UNA OBRA DE ARTE"

Cuidar la pareja



Para que una relación de pareja sea fuerte y duradera a veces no basta sólo con el amor, y aunque no existe la pareja perfecta o aquella que nunca pase por momentos difíciles sí que podemos hacer lo posible, con pequeños gestos diarios, para que las situaciones desfavorables y las pequeñas molestias cotidianas se solventen de la mejor manera y uniendo más que alejando.

Cada pareja tiene sus propias reglas y funcionará mientras ambos estén de acuerdo, pero, en general,  hay una serie de factores que es bueno tener en cuenta:

- Tu pareja, tu mejor amigo: tan importante como mantener la pasión y el deseo sexual, es la amistad; una comunicación constante, la posibilidad de ser tú mismo con tus peculiaridades o extravagancias, recurrir al sentido del humor, compartir momentos, fomentar la complicidad con pequeños gestos y la seguridad de saber que se puede tratar cualquier tema con la pareja, refuerza el vínculo amoroso y mantiene sana y fuerte la relación.

- No somos perfectos, aunque haya un momento en que lo parezca. Cuando comenzamos una relación con otra persona, nos gusta tanto y estamos tan entusiasmados que llegamos al extremo de exagerar sus características positivas haciendo invisibles sus defectos. Pero cada persona tiene un pasado, unas costumbres, manías... y en el momento en que se consolida la relación, a veces sucede que aquello que nos parecía especial y diferente en nuestra pareja se convierte en una molestia insalvable. Está bien poner unos límites pero también ser flexibles. Volved a recordar lo bueno que tenéis.

- Compartir responsabilidades y objetivos. Resolver problemas, tomar decisiones en común, planear metas, ilusionarse con proyectos futuros,... esas acciones requieren del compromiso como elemento fundamental ya que refleja nuestra decisión consciente de permanecer unidos.

-Apoyaos en público. Las peleas o discusiones en público en busca de apoyos para formar bandos, mina la confianza y genera resentimientos. Aunque haya cuestiones en las que no estemos de acuerdo siempre será mejor hablarlas en la intimidad y de forma sosegada, que diciendo algo de lo que nos podamos arrepentir y, además, violentando a otros.

- Cuidad los detalles diarios. Los gestos y palabras de cariño en general no deben darse por supuestos, siempre son necesarios. 

-Recordad que además de tener un proyecto común como pareja que sois, cada uno puede tener sus propios proyectos personales. Intereses, aficiones, amigos,... no hay por qué hacerlo todo y siempre juntos. Mantener cada uno su espacio es muy bueno para la salud de la pareja.

Solucionad los conflictos que puedan surgir cuanto antes. No dejéis lo importante para otro momento. Irse a la cama o al trabajo enfadados, evitar hablar de algo que nos molesta, en definitiva, dejar pasar los problemas sin solucionar, hace que éstos se agranden y/o empeoren.

Mantened la "chispa" de la relación. Lo peor es sucumbir a la rutina y no buscar la magia y la fantasía en los momentos íntimos.

- Sentir que ambos damos y recibimos por igual evita que el peso de la relación recaiga sobre uno solo, de manera que no le merezca la pena tanto esfuerzo y llegue a pensar que estaría mejor con otra persona o incluso solo.

No abandones a tu pareja por los hijos. Cada uno representa una forma de amor, distinta, pero igualmente necesaria. Hay parejas que utilizan a sus hijos, dándoles todo su tiempo y energía, para esconder sus propias carencias. Los hijos también necesitan desarrollar su espacio y sus intereses y no es buena la sobreprotección ni cargar sobre ellos la responsabilidad de tu propia felicidad.
 
Pero, como suelo decir en estos casos, lo adecuado es que cada uno busque su propia estrategia porque lo que a unas personas les funciona es inútil para otras.

¿Cuáles son vuestros secretos para una relación hermosa y duradera?
Cuéntamelo en liberapsi@gmail.com