"HAZ DE TU EXISTENCIA UNA OBRA DE ARTE"

Espéralo todo de ti



Cada persona la entenderá de una manera distinta de acuerdo a su experiencia vital o de lo que busca,  pero en general lo que proponemos es plantearnos una pregunta muy sencilla: ¿qué decido ser en mi vida?
En muchas ocasiones creemos que si nos comportamos de una determinada manera con los demás, los demás responderán de la misma forma; necesitamos ese sentimiento de justicia que no siempre llega y nos paraliza o hace que estemos constantemente enfadados, sintiendo que la vida nos debe algo, no sabemos muy bien qué. Cada persona vive sus propias circunstancias y las afronta con más o menos recursos personales, es por esto que nuestra responsabilidad es la de ser como queremos ser independientemente de cómo actúen los demás, tratar de encontrar el camino propio y recorrerlo.
Puedo querer seguir siendo o convertirme en una víctima (de las circunstancias, de la sociedad, de mis padres, de mi trabajo...) y tener siempre a quien culpar de los pasos que no quiero dar, o bien, puedo querer vivir mi propia vida y ser responsable de todo lo que implica (lo bueno y lo malo).

Hay quien encuentra más cómodo y seguro ser una veleta a merced de todos los vientos ajenos ("tendrías que...", "deberías hacer...", "yo en tu lugar..." ) pendiente de dónde vienen y hacia dónde van los demás, pero siempre inmóvil, estática en el mismo sitio y con la misma perspectiva durante años.
Y hay quien prefiere ser viento y decidir hacia dónde dirigirse, aunque haya veces en que se enrede entre los árboles o atraviese desiertos, porque éstos le enseñarán que hay otras cosas que ver y otros caminos que transitar.

No esperar nada de los demás, supone que no necesitas el aplauso o la recompensa para seguir con la labor en la que crees. Si llega, lo agradecerás y disfrutarás, pero seguirás adelante.
Esperarlo todo de ti, es confiar en que con trabajo y constancia puedes lograr sacar lo mejor que tienes, es cuidarte a ti mismo sin exigirle a nadie que lo haga en tu lugar, es sorprenderte aprendiendo cada día, superándote cada vez, creciendo y mejorando a cada paso, en definitiva, llegando a ser lo que quieres ser, alejándote de lo impostado. Y, justamente, cuanto más a gusto estés contigo mismo, más lo estarán los demás cuando estén a tu lado, mayor y más genuina será la influencia de tu ejemplo.

Espéralo todo de ti.

¿Qué te parece esta afirmación?
Cuéntamelo en liberapsi@gmail.com