"HAZ DE TU EXISTENCIA UNA OBRA DE ARTE"

La mediación familiar


El tema de la mediación familiar es tan extenso y complejo, que aquí solo presentaremos un pequeño esbozo que pueda servir de información, para quienes desconozcan que existe esta posibilidad al alcance de las familias que lo necesiten.


¿Qué es la mediación familiar?

La mediación es una herramienta para abordar los conflictos familiares con la intervención de una persona cualificada, que fomenta el diálogo y ayuda a lograr acuerdos consensuados.
No es una terapia para resolver problemas de pareja.
A menudo sucede que en las parejas los sucesos diarios y los roles que se adquieren dentro de la misma se viven de manera diferente llegando a crear tensión  y malestar entre los miembros. La mediación en este caso facilita un lugar de encuentro dentro de un clima de respeto en el que llegar a acuerdos beneficiosos para ambas partes.

Va dirigida a parejas con hijos en común y que quieran gestionar de forma positiva sus conflictos y llegar a acuerdos que faciliten su labor como padres en el futuro, y/o para familias con alguna persona dependiente, con discapacidad (física o psíquica)o enfermedad crónica a su cargo, que necesiten resolver las diferencias familiares al respecto.


¿Qué tipo de conflictos trata?

- Problemas de comunicación y convivencia en la pareja o situaciones de ruptura, separación o divorcio. En el proceso de mediación se tratan aspectos como la forma en que informarán a los hijos de la situación familiar, el tiempo que cada progenitor pasará con los hijos, la organización económica (gastos futuros, reparto de bienes y deudas, etc...).
- Problemas de relación padres e hijos adolescentes. Los conflictos y desconciertos propios de la adolescencia suelen derivar en problemas familiares ante los que los padres se ven desarmados e incapaces de poner solución. La mediación en este caso es una herramienta muy útil para llevar a cabo la negociación entre padres e hijos acerca de las horas de las salidas, dinero, estudios, etc...
- Otros conflictos familiares. La mediación es muy útil en cualquiera de los problemas que puedan surgir dentro tanto de la familia nuclear como del grupo familiar extenso, como pueden ser las dificultades en el cuidado de personas mayores o dependientes, convivencia obligada a causa de la situación económica, repartos de herencias u otros bienes, etc.


Beneficios generales de la mediación

- Disminuye el coste emocional.
- Reduce el coste temporal y económico. Se evitan los juicios que se alargan en el tiempo con el consiguiente agotamiento emocional y elevado coste monetario.
- Hay una mayor flexibilidad en los acuerdos que se toman, ya que la pareja es quien toma las decisiones buscando soluciones que se adaptan a sus propias necesidades.
- La tensión que se genera entre la pareja es más directa pero se reduce antes y en mejores condiciones, proporcionando una mejora de la relación tras el proceso de mediación.

Una vez que se lleguen a los acuerdos pertinentes, éstos se reflejarán en el Convenio de Mediación que redactará el mediador y que podrá llevarse a los Juzgados para finalizar el proceso.
Los acuerdos pueden modificarse siempre y cuando las dos partes estén de acuerdo.

La mediación familiar, una herramienta en auge para la solución de conflictos familiares.