"Construye el mundo que quieres desde ti"

Serendipias: descubrimientos por "casualidad"




Serendipia es un vocablo que hace referencia a un descubrimiento inesperado, algo que se encuentra mientras se busca otra cosa distinta.
La palabra proviene de un antiguo cuento persa, "Los príncipes de Serendib", en el que se narran las aventuras de tres príncipes habitantes de la isla de Serendib (actual Sri Lanka) que competían continuamente entre ellos para ver quién era el más astuto. Esta competición les llevaba a una serie de hallazgos fortuitos que los metían en más de un problema, aunque gracias a otros descubrimientos más afortunados lograban escapar indemnes.

Las serendipias más famosas son las ocurridas en la ciencia o en el ámbito del desarrollo industrial. Por todos es conocida la anécdota de Newton, cómo se produjo el descubrimiento de la penicilina, incluso el de las patatas fritas o el daltonismo.

En la era de Internet, es muy fácil vivir este fenómeno. A todos nos ha pasado el estar buscando algo en la red (música, fotos, artículos, etc...) y de repente dar con algo totalmente inesperado y fantástico. En realidad, lo que puede parecer una casualidad, necesita de una preparación previa o una acumulación de conocimientos que te hagan darte cuenta de que ese descubrimiento es valioso. Si Arquímedes no hubiera estado intentando solucionar el problema del volumen de la corona del rey, el hecho de meterse en la bañera y desplazar el agua al hacerlo no le hubiera supuesto ningún descubrimiento, hubiera pasado por esa experiencia sin más.

El fenómeno de la serendipia, ante todo, nos invita a tener la mente abierta para darnos cuenta del montón de posibilidades que tenemos a nuestro alrededor y de las que la mayoría de las veces ni nos percatamos.