"Construye el mundo que quieres desde ti"

El síndrome de Alicia en el País de las maravillas


Prácticamente todos hemos leído de pequeños las aventuras de esta niña creada por el escritor británico Lewis Carrol. Una tarde de verano, mientras la hermana de Alicia lee un libro bajo la sombra de un árbol, a ésta la envuelve un sueño del que surgirá un país extraño donde habitan toda suerte de personajes disparatados. 
Y me diréis ¿qué tiene que ver esta historia aquí? Porque al parecer, muchas de las escenas que describe la historia están basadas en la propia experiencia perceptiva del autor cuyo conjunto de síntomas dio nombre a un síndrome específico.  

El 
"Síndrome de Alicia en el país de las maravillas" consiste en un desorden neurológico que altera la percepción visual (cómo el cerebro retiene y procesa la información que le llega desde los sentidos) y la imagen corporal de quien lo padece, de manera que el sujeto experimenta una distorsión de la imagen tanto de su propio cuerpo como de todos aquellos objetos que le rodean.


Estas alteraciones en la percepción pueden darse en forma de:
Micropsia: Cuando partes del propio cuerpo o los objetos del entorno parecen encogerse y alejarse.
- Macropsia: Cuando partes del propio cuerpo o los objetos del entorno parecen agrandarse y acercarse.  

También puede darse la sensación de dualidad física; esto es, tener dos cuerpos.                                                                                                                                                                                                                                                                               
Generalmente el síndrome se presenta en ataques que pueden durar varias horas y surgen de manera imprevista, sobre todo durante la noche, justo antes de conciliar el sueño y más en la infancia que en edades adultas. En algunos casos también van acompañados de alucinaciones y pérdida de la noción del tiempo.

Parece ser que se trata de un síndrome bastante más común de lo que creemos y las investigaciones más recientes lo asocian a la migraña crónica (especialmente en migrañas con aura*), la epilepsia, lesiones cerebrales, infecciones víricas y efectos secundarios de fármacos o drogas, aunque su origen no queda del todo claro ya que, en la mayoría de los casos los resultados obtenidos de la tomografía computarizada, la resonancia magnética y el electroencefalograma son normales.

Como conclusión, decir que no se trata de un síndrome peligroso, aunque sí molesto, y normalmente puede mitigarse con sueño y descanso.
 

Seguimos comprobando cuánto nos queda por descubrir aún de este órgano tan fascinante y misterioso que es nuestro cerebro. 

Cuéntame tus impresiones en liberapsi@gmail.com


* Migrañas con aura: Antes del dolor de cabeza aparecen síntomas visuales (como destellos, puntos ciegos, visión fragmentada, distorsión de las imágenes), sensitivos ( hormigueo en las manos que suben hasta el hombro e incluso llegan a la lengua) y/o del lenguaje (dificultad para articular palabras o entenderlas).
Al parecer, artistas como el citado Carroll, Vincent Van Gogh o Jonathan Swift ("Los viajes de Gulliver") las sufrían y reflejaban sus efectos en sus obras.