"Construye el mundo que quieres desde ti"

En los umbrales del tiempo



En las horas fronterizas del día, justo al amanecer o al anochecer, en que las luces se confunden y no se sabe si está llegando la noche o despunta el alba, el tiempo se sumerge en un limbo confuso que engaña los sentidos. Son instantes distintos, de calma, umbrales del tiempo en los que parece que no pasa nada y, sin embargo, sucede todo.

En la vida también hay momentos así, que parecen de "vacío" pero que están llenos de significado. Lo reconoces porque es el momento entre el final de algo y el comienzo de otra cosa, es el tiempo del reposo, de la maduración necesaria de todo lo vivido con anterioridad.


En estos tiempos de prisas constantes y eternos presentes hay tanta cantidad de opciones atractivas y distintas entre sí que no queremos renunciar a ninguna: acudimos a un curso tras otro (si son intensivos y cortos, mejor) los fines de semana y las vacaciones son maratones de actividades que no dejan un minuto libre, vemos todas las series nuevas, salimos a todos y cada uno de los lugares de moda, nos compramos lo último en el mercado antes que nadie... nos da miedo perdernos algo de la oferta infinita de lo que hay a nuestro alcance y así, entramos en una vorágine de acumulación de sensaciones que sólo permite pasar por la superficie de las cosas sin profundizar en ellas, sin obtener aprendizajes duraderos, sin poderlos llevar a la práctica que nos demostrará si realmente adquirimos o no esa habilidad o ese conocimiento, y al mismo tiempo, nos vemos atrapados en el aburrimiento de lo que se repite y la ansiedad de la actividad constante. 

Ese miedo a perdernos algo da como resultado que en lo que hacemos sólo existen los comienzos, uno detrás de otro, y cada vez menos trayectos y finales concluyentes que conduzcan al verdadero disfrute de saborear las cosas hasta el final, a la verdadera sabiduría que, ella sí, requiere de tiempo, reflexión y experiencia.

Aprende de ti en esos cambios de ciclo; párate, escúchate, dale valor y prioridad a lo que de verdad quieres y necesitas, decide a qué quieres dedicar tu tiempo, tu energía, tu dinero y desecha lo que no es importante ni verdadero. 

¿Cómo vives tú esos limbos temporales? ¿Qué vas a perderte este año para disfrutar más? Cuéntamelo en liberapsi@gmail.com