"HAZ DE TU EXISTENCIA UNA OBRA DE ARTE"

Comportamiento no verbal


Más allá de las palabras, de aquello que decimos o que queremos decir de forma consciente, existe un lenguaje no verbal en la comunicación que delata lo que en realidad sentimos en cada momento. Más que un lenguaje se trata de un comportamiento que podemos definir como un conjunto de sistemas de comunicación entre individuos no basado en el lenguaje. Este tipo de comunicación incluiría el comportamiento espacial, el movimiento, los gestos, los cambios en la mirada y en la expresión facial, la apariencia externa y aquellos aspectos no estrictamente lingüísticos del discurso.
Como podemos observar esto incluye una gran cantidad de comportamientos, con lo que se hace difícil de catalogar; aún así, los expertos han establecido cuatro grandes categorías dentro del comportamiento no verbal que son:

- Kinesia:

- Postura corporal: Es la disposición del cuerpo o algunas de sus partes en relación a un punto de referencia. Se trata de una señal importante por lo que tiene de inconsciente en la mayoría de las ocasiones.
La postura varía según nos sintamos más relajados o, por el contrario, tensos. Es mucho menos controlable que el tono de voz o la expresión facial con lo que da mayor información acerca de nuestras emociones. Los expertos indican que cuanto mayor sea la distancia del miembro al cerebro menor control consciente existe con lo que obtenemos más información relevante. Así, por ejemplo, los pies en este caso aportan mucha información que suele pasar desapercibida. Normalmente se dirigen hacia la persona o lugar de preferencia; por ejemplo hacia la puerta de salida o hacia la persona que más nos atrae del grupo.
Las posiciones que denotan calidez y acercamiento incluyen el inclinarse hacia delante, con los brazos y piernas abiertas, las manos extendidas hacia el otro, etc. Apoyarse hacia atrás, entrelazar las manos mientras sostenemos la parte posterior de la cabeza puede reflejar dominación o sorpresa. La timidez se expresa dejando los brazos colgando y la cabeza hundida y/o hacia un lado. Las piernas separadas y los brazos en jarras expresan determinación.

- Orientación del cuerpo: Se puede definir como el ángulo que adoptan las personas unas respecto a otras, tanto de pie como sentadas. Las dos principales son "de cara" (lo presentan personas con una relación jerárquica) o "de lado" (personas con amistad, intimidad o relación de colaboración). Aunque también es necesario tener en cuenta las diferencias culturales al respecto.

- Gestos: este es uno de los aspectos más interesantes y estudiados del comportamiento no verbal de manera que puedan aportar la máxima información sobre su significado, su papel en la interacción y las emociones que muestra. En esta categoría encontramos los gestos convencionales que son gestos que pueden ser directamente traducidos a palabras, como por ejemplo: saludos, movimientos con las manos, etc.

- Expresión facial: El investigador más relevante en esta línea es Ekman que postula que existen seis expresiones faciales universales correspondientes a seis emociones primarias: alegría, ira, miedo, tristeza, sorpresa y asco. Según Ekman, la expresión de alegría consiste en una sonrisa acompañada de una elevación de las mejillas. La expresión de ira sería una aproximación y descenso de las cejas, un retraimiento del párpado superior y elevación del inferior y un estrechamiento de los labios, a veces también se produce una abertura de la boca en la que se pueden observar los dientes apretados. La expresión característica de miedo consiste en una elevación y aproximación de las cejas y apertura de ojos y boca. La de sorpresa es similar a la anterior, pero difieren en que no se aprecia aproximación de las cejas ni alargamiento de las comisuras de los labios. En la expresión de tristeza se observa también una elevación y aproximación de las cejas, pero las comisuras de los labios descienden al tiempo que se eleva la barbilla. La expresión de asco se caracteriza por un arrugamiento de la nariz y un descenso general de la parte inferior de la cara, labio inferior, mandíbula y comisuras de los labios. 
En estos casos es necesario tener en cuenta las diferencias culturales, ya que es el aprendizaje social el encargado de modelar las respuestas a las emociones que expresamos, los estímulos que las provocan y la convención social acerca de cómo las manifestamos. En este control de las emociones, Ekman y Friesen, distinguen las "microexpresiones" o expresiones faciales de muy corta duración destinadas a aumentar, disminuir y disimular la emoción, o aparentar indiferencia ante la misma. 

- La mirada: Es la forma más sutil de lenguaje no verbal y a la vez la que tiene infinidad de funciones. Diversas investigaciones demuestran que el contacto visual no es compatible con el engaño, esto es, que es muy difícil o casi imposible mantener la mirada cuando se está mintiendo.
Las personas que miran directamente son percibidas como más agradables y seguras, aunque si la mirada es persistente y demasiado fija se considera como hostil.

- Utilización y estructuración del espacio personal y social: 

Es lo que se denomina proxémica y surge de los trabajos del antropólogo E. Hall quien se interesó por cómo personas de diferentes culturas organizan y utilizan su microespacio.

- Espacio personal y distancia de interacción social: Tienen mucho que ver en él la situación, el ambiente y la cultura en la que existen grandes diferencias, aunque a nivel general establece:
- Íntima: hasta 45 centímetros, es la distancia apropiada para conversar de forma íntima, discutir o hacer el amor. A esta distancia intervienen además el tacto, el olor, la temperatura corporal, etc.
- Personal, de 45 a 75 centímetros en la fase próxima, y en su fase lejana de 75 a 120 centímetros, la distancia adecuada para tratar temas personales.
-  Social: Corresponde a las conversaciones formales; en torno a 1,20/2 metros. 
- Pública: Más de 4 metros. La distancia adecuada para pronunciar discursos y conversaciones formales.

- Conducta territorial humana: Cómo se agrupan los distintos miembros de las sociedades en su evolución histórica y las relaciones que se generan según la distancia, intereses comunes, número de personas agrupadas, relación entre ellas, etc. 

- Paralingüística: 

- Tono: se utiliza principalmente para comunicar emociones y sentimientos. En las conversaciones y discursos, variar la entonación hace que percibamos a quien habla como más dinámica y extrovertida, mientras que un tono monótono aburre y hace que desconectemos de lo que nos dicen. 

- Velocidad: Cuando hablamos demasiado rápido es posible que no lleguen a entender lo que tratamos de comunicar y si por el contrario lo hacemos con demasiada lentitud podemos aburrir. 

- Volumen de la voz: Hablar con un volumen alto denota seguridad y confianza, aunque si lo hacemos demasiado fuerte puede provocar malestar en quien nos escucha; también expresa ira o enfado. Hablar demasiado bajo hace que perdamos el interés por lo que se nos cuenta. 

 - Fluidez: Las vacilaciones, tartamudeos, repetición excesiva de palabras, etc. causan sensación de inseguridad e interrumpen la conversación. 

- Aspectos olfativos y cutáneos. Imagen personal:

Las técnicas estéticas y médicas en la actualidad permiten modificar mucho el aspecto exterior de una persona de manera que se sienta más a gusto o identificada con quien realmente es. La ropa y los complementos desempeñan un papel importante en la impresión que causamos en los demás y en la idea que éstos se forman de nosotros. La apariencia física es lo primero que los demás ven en nosotros y aunque el atractivo físico puede ser un elemento importante para un primer acercamiento, a la hora de establecer una relación más duradera o de tipo profesional, deja de tener peso para centrarse en otros aspectos más relevantes. 
Cada persona, además, por el tipo de piel, alimentación, productos de higiene y cosmética utilizados, desprendemos un olor característico y personal que tiene una gran importancia a la hora de interaccionar con los demás.

Sin embargo, y con todo lo dicho anteriormente, no podemos pensar que solo con ver los gestos, miradas, etc. de una persona sabemos qué siente y piensa. Es necesario un conocimiento más exhaustivo y sobre todo, tener en cuenta el contexto social y cultural.

Si te interesa trabajar la comunicación tanto verbal como no verbal o cualquier otra cuestión que te preocupe ya sabes que estoy en liberapsi@gmail.com



De los trabajos de Ekman, Friesen, Loeches, Caballo, Ricci, Cortesi, et als.