"HAZ DE TU EXISTENCIA UNA OBRA DE ARTE"

La Psicología en el deporte de alto rendimiento




No cabe duda que el deporte, en cualquiera de sus modalidades, constituye en la actualidad uno de los fenómenos que más interés despierta en la sociedad. Son muchos los niños y adolescentes que sueñan con ser estrellas de su deporte favorito, y no pocos los adultos que entrenan para batir sus propios récords cada fin de semana. Las capacidades de hombres y mujeres capaces de sobrepasar sus propios límites hasta lo inimaginable despierta la admiración hasta de quien menos atención presta al deporte. Es en este rango donde se sitúa el deporte de alto rendimiento. Tiene su origen en el olimpismo moderno y su objetivo es el de forjar deportistas de élite mediante técnicas multidisciplinares que impulsan su rendimiento al mejor nivel tanto técnico, como táctico, estratégico, psicológico y físico, utilizando además para ello los últimos avances tecnológicos y científicos a su alcance. 

Los deportistas de alto rendimiento son capaces de un desempeño deportivo a niveles muy elevados debido a entrenamientos intensivos y planes nutricionales, motivacionales, de descanso, etc. específicos para ellos. 
Una de las características principales de los deportistas de alto rendimiento es su fortaleza mental y su destreza psicológica en diversas áreas, y es algo que no puede descuidarse, sino entrenarse, a la hora de competiciones con un alto nivel de exigencia y en la vida diaria del deportista.

El papel de la Psicología en este ámbito es muy importante, ya que utiliza tanto la teoría como la práctica para ayudar al deportista en áreas como:

- Autoconocimiento.  
- Equilibrio físico y mental. 
- Entrenamiento mental.
- Habilidades grupales.
- Gestión del éxito y el fracaso.
- Gestión emocional (control de la ira, tolerancia a la frustración y el fracaso, gestión del éxito...)

Algunos aspectos psicológicos fundamentales en los planes de preparación psicológica en el alto rendimiento se refieren a:

- Atención y concentración.
- Control del diálogo interno y las creencias limitantes.
- Control y autoregulación emocional.
- Motivación.
- Confianza en sí mismo y sentido de autoeficacia. 
- Toma de decisiones.
- Hábitos de vida saludables ( nutrición, descanso...)
- Prevención de lesiones y afrontamiento del tiempo de recuperación. 

Todos estos aspectos resultan imprescindible para rendir de forma adecuada; para adquirir, entrenar y perfeccionar las habilidades necesarias para el desempeño deportivo; establecer, mantener y aumentar el esfuerzo; fijar y alcanzar metas elevadas; superar momentos de incertidumbre, cansancio y/o fracaso generando emociones positivas.

La labor del psicólogo deportivo entonces, comprende:

- La planificación de la temporada teniendo en cuenta además posibles imprevistos (cambio de entrenador, eliminación de una competición, etc)
- Comunicación. Información constante y fluida de los cambios y avances.
- Coordinación de los planes de preparación previstos. 

Pero el psicólogo deportivo no sólo interviene con el deportista, sino que también lleva a cabo su intervención con el entrenador y el equipo técnico (como apoyo, ya que estos son los auténticos gestores del equipo) y en caso de deportistas muy jóvenes con la propia familia; por eso cada vez es más necesaria su presencia, sobre todo en el deporte base, desde donde se forman los futuros deportistas de élite. 

Ya sabemos el poder de la mente para lograr nuestras metas vitales, unida a un cuerpo sano y fuerte, es capaz de lograr lo imposible.

Cuéntame tus impresiones sobre este y otros temas que te interesen en liberapsi@gmail.com