"HAZ DE TU EXISTENCIA UNA OBRA DE ARTE"

La estrategia: el paso previo a la acción




Tanto como preparación para la vida como una forma de desarrollarte profesionalmente, es necesario disponer de una estrategia previa a la acción; para elaborarla en primer lugar debemos saber quiénes somos y cuál es nuestro lugar en el mundo, tener en cuenta que nada es inamovible y es fundamental nuestra capacidad de aprendizaje y de adaptación. Para ello, es necesario trabajar los siguientes pasos relacionados entre sí:


Tus motivaciones.

¿Para qué actúo? ¿Cuáles son mis objetivos? ¿Me mueve mi ego, mi codicia o además del beneficio económico persigo el bienestar y la felicidad de mis clientes? ¿Me siento ansioso, deprimido, estoy agobiado de problemas o por el contrario me siento sereno y en paz?

Tened en cuenta que no es lo mismo ambición que avaricia. Cuando disfrutas con tu trabajo, tus objetivos son nobles y mantienes tus valores y ética personal el resultado será favorable aunque tarde o sea algo más lento de alcanzar. Recuerda que lo que desde fuera se percibe como un éxito repentino conlleva muchos años de preparación y duro trabajo.


* El momento.

Cada acción tiene su tiempo y su lugar, por eso es importante que tus ideas entren en acción en el momento adecuado. Suele ocurrir que tenemos una idea magnífica que al poner en marcha no tiene una buena acogida o directamente fracasa; esto es porque cuando la idea va por delante de su tiempo no es entendida ni asimilada, y cuando su tiempo ha pasado ya está muy vista o ha envejecido. Sin embargo, una idea a la que le ha llegado el momento propicio y se pone en acción es imparable. Para ello:
- Observa tu entorno y presta atención a las señales. Eso te va a servir para detectar por dónde se mueven los intereses de las personas a las que queremos llegar. Lo que funciona en una época y circunstancia concretas, puede ser perjudicial en otra.

- Utiliza tu intuición

- Planifica. Es cierto que a veces lo importante es dar el primer paso y no quedarnos paralizados analizando, pero también es cierto que empezar sin tener una idea lo más clara posible de hacia dónde nos dirigimos, de qué recursos y herramientas disponemos, qué tiempo es necesario invertir, qué contactos necesito adquirir, en definitiva recoger toda la información posible sobre los pasos a dar, hace más que probable que abandonemos al primer obstáculo.

- Sincroniza tu tiempo con el de los demás. Por ejemplo: Un agente comercial de productos de alimentación sabe perfectamente los mejores horarios para visitar a sus clientes: si es una cafetería evitará ir en las horas punta en que dan los desayunos, si es un restaurante a las horas de las comidas, si es un hotel cuando el responsable de compras pueda dedicarle su atención plenamente, además
sabrá adaptar su horario de visitas al del comercial de la competencia de manera que llegue antes o después que él, según le interese en cada caso.


* Los recursos disponibles.

Independientemente del terreno en el que te muevas el recurso más importante del que dispones eres tú mismo.
Para obtener lo mejor, crecer y llegar a conseguir tus sueños el primer paso y el imprescindible es conocerte a ti mismo; conocer tus puntos fuertes y tus puntos débiles y cambiar las circunstancias necesarias para que esos defectos se conviertan en virtudes y tus virtudes no se vuelvan en tu contra. Por ejemplo, si una de tus virtudes es la empatía y el altruismo, el dedicarte demasiado a los demás y a que éstos consigan sus objetivos puede hacer que te olvides de los tuyos y te estanques.

Aprende de tu experiencia. Somos por lo que hemos vivido; sea buena o mala nuestra experiencia vital nos ha proporcionado un bagaje importante que debemos aprovechar.


Liderazgo

La hermana mayor que se hace cargo de la crianza de sus hermanos; el pequeño comerciante que gestiona su empresa y trata con proveedores, clientes, trabajadores; el estudiante que ejerce de
representante de alumnos; la amiga capaz de hacer que otra empiece a cuidar su salud... hay muchas situaciones cotidianas en las que muchas personas ejercen como líderes sin darse cuenta.
Cualquier persona empática, honesta, creativa, resolutiva, capaz de proponer una dirección, es una buena líder.


Método. Disciplina.

El talento sin trabajo, constancia y disciplina no sirve de nada, tan sólo causa el malestar de quien lo posee que sabe que podría llegar muy lejos, pero que no se pone en marcha, oxidado y cada día que pasa más incapaz de hacerlo. Por el contrario, hay personas menos brillantes, a quienes les cuesta un esfuerzo mayor pero que tienen mentalidad de crecimiento, y llegan a donde quiera que se propongan.

Si eres competente, constante y disciplinado en tu gestión, capaz de orientar la acción, inspiras confianza, tienes el valor de realizar las tareas necesarias para avanzar y tomas decisiones por difíciles que sean, tienes la voluntad para persistir ante los contratiempos y el coraje necesario para resistir y recuperarte en los tiempos difíciles, tu empresa, sea la que sea, llegará a buen puerto contigo al mando.



Estos son los primeros pasos para elaborar una estrategia que lleve tu proyecto al éxito, tanto vital como profesional. Si quieres saber más y cuentas conmigo para ayudarte en el empeño, estoy en liberapsi@gmail.com